La necrópolis de Las Ruedas de Pintia

Padilla de Duero y Pesquera de Duero, Valladolid, Castilla y León.

Datación de la obra: Siglo V - I a.C..

Solicitante: Carlos Sanz Mínguez. Universidad de Valladolid.

Motivo del galardón:

El jurado ha querido reconocer la importante labor de protección y difusión que supone esta intervención, así como la implicación de personas de distintos ámbitos en un proyecto que contribuye en gran medida a concienciar a la población sobre la riqueza de su patrimonio y la necesidad de conservarlo.

Se ha llevado a cabo la intervención en dos de las tres parcelas que componen el espacio cementerial de Las Ruedas para paliar la degradación causada en el terreno por el arado de tracción mecánica.

El yacimiento de Pintia, y su necrópolis en particular, se constituye en un unicum dentro del estudio de la etnia prerromana vaccea, pues es el primer y único cementerio conocido de la extensa región de este pueblo que habitó el área central de la cuenca del Duero entre los siglos V al I a.C.

A partir de 1984 la necrópolis vacceo-romana de Las Ruedas, usada anteriormente para la plantación de viñas, fue puesta en cultivo. La introducción del arado de tracción mecánica supuso la remoción de numerosas estelas funerarias y, consecuentemente, la emergencia en superficie de abundantes restos arqueológicos. A partir de entonces, la degradación causada por el arado y por las acciones furtivas se ha mantenido, con diferente intensidad, hasta el presente; por ello su preservación resultaba crucial. La riqueza patrimonial acumulada en este espacio cementerial, debería haber resultado lo bastante elocuente para haber erradicado por completo las acciones del arado de su superficie. A comienzos de los años 90 se produce un cambio de uso de dos de las tres parcelas, pasando de un uso agrícola a otro patrimonial, merced a la adquisición de una de esas dos parcelas por la Junta de Castilla y León y posteriormente por un particular que será el investigador principal del llamado Proyecto Pintia.

Lamentablemente de las tres parcelas que integran este cementerio, una de ellas sigue siendo cultivada en la actualidad, lo que ha determinado su inclusión en la Lista Roja de Hispania Nostra.

El paisaje funerario ha sido construido gracias a un trabajo colaborativo de personal y alumnos de la Universidad de Valladolid, gentes de Padilla de Duero, voluntarios pintianos y miembros de la Asociación Cultural Pinita. La sostenibilidad del proyecto se ha basado en un marcado concepto de reciclaje de estructuras. En cuanto al valor social, cuenta con programas dirigidos a diversos colectivos y con cursos, campañas de excavación, visitas guiadas y exposiciones en torno a la necrópolis de Las Ruedas.